ENTRENA
KENJUTSU
EN CASA
Todas las clases presenciales del Instituto Niten están suspendidas en virtud del Covid-19.
Pero para distribuir la llama de la espada creamos la página "KENJUTSU EN CASA PARA TODOS".
Encontra allí material para entrenar en casa y segmentos de los Momentos de Oro de Sensei Jorge Kishikawa.
Vamos a mantener la energía del cuerpo, mente y espíritu en movimiento!
Café com o Sensei Ir para o Conteúdo

Cafe con Sensei


22-abr-2014

Portal del Cinturón Negro

Comparé en el Café de ayer (Grado - 25 - Mar- 2014  ), el rito de
pasaje del “portal” al del logro de un cinturón negro en Kenjutsu.
El ¨portal¨ viene de un passado distante, cuando yo aún tenía 10 años y
vía a un programa de David Carradine titulado Kung Fu. En la apertura
de la película, el aprendiz de un templo consigue ser un “cinturón negro” y salir del
portal del templo cuando, después de someterse a exhaustivos entrenamientos y
larga maduración, consigue quemar sus brazos para llevar una caldera de
água hirviendo.Sólo ver, me dio un escalofrío.
Sólo al cargar la caldera hirviendo, es que él consigue marcar con
el hierro caliente el dragón en sus antebrazos, dándole la originalidad
de ser un guerrero.
El dragón es marcado, el portal se abre y ahora él está listo para enfrentar
al mundo.
Aquí en el Niten, obviamente que para llegar a esta etapa (la de soportar la
dolor y quemarse con la caldera hirviendo), él debe pasar por al menos
las 10.000 horas de entrenamiento, los infinitos
fracasos y numerosos tirones de oreja, vulgos “sapitos” para llegar a ser un cinturón negro.
Aquellos que no pasan por este tipo de entrenamiento, nunca pasan por el
“portal”.
Me explico: desmayan al ver la caldera.






22-abr-2014

Folhinha de los Pequeños Samuráis

Estaba pasando el encuentro final de los niños en Kenjutsu combate, en el Torneo Individual de Kobudo, este fin de
semana.
Mientras todos apoyaban intensamente, recibí una buena noticia (¡y que noticia!). Cual no fue mi sorpresa
al ver que uno de mis alumnos me entregaba el diario de la Folha de São Paulo, la Folinha, enfocado en para niños.
Cosas positivas atraen cosas positivas. La energía emanada en el Torneo fue tan fuerte que llamaron a Niten para
el artículo.
Creo que esto no es por casualidad.
En realidad, nunca, en todo el mundo y en ninguna época hubo niños que aprendieran "la tradición
de los guerreros que vivieron en Japón hace mucho tiempo, entre los siglos 8 y 19", motivo que, a mi forma de ver, fue el porque del artículo.
En japonés decimos "shourai ga tanoshimi". Traduciendo: "el futuro es nuestra alegría".












FOLHA DE SÃO PAULO
Niños entrenan Kenjutsu, el arte de los guerreros samuráis
MARINA GALEANO COLABORACIÓN PARA LA FOLHA
05/04,014 0 00h01


En un rincón del gimnasio, Kevin Kamimura, 9, viste el bogu (armadura), el hakama (especie de pantalón ancho) y agarra su shinai (espada de bambú). Va a comenzar la clase de kenjutsu.

Basada en el arte de los samuráis, la lucha enseña no solo técnicas de combate, sino que también las tradiciones de estos guerreros, que vivieron en Japón hace mucho tiempo, entre los siglos 8 y 19.

Respeto, disciplina, alegría, confianza y coraje son valores transmitidos a los niños y niñas en las clases, dice el Sensei Jorge Kishikawa, que trajo la modalidad para Brasil en 1993. "Los alumnos aprenden a caminar con las propias piernas, desarrollan el espíritu de lucha.

" El explica que la mitad de la clase es dedicada a juegos y actividades, pues cree que los niños juegan poco hoy en día. Cuando este calentamiento termina, es hora de colocarse el equipo y comenzar a entrenar los movimientos del arte de los guerreros samuráis.

En parejas, los practicantes posicionan sus espadas e intentan golpear al adversario en la cabeza (men), en el antebrazo (kote) y en la barriga (do). Antes de cada golpe, es necesario gritar una de estas tres palabras para indicar cual parte del cuerpo del oponente se pretende atacar.

"Me gusta entrenar con los "senpais", porque ahí puedo acertarles, luchar en serio", cuenta Kevin. "Senpai" es la forma que los practicantes usan para referirse a aquellos que tienen mas experiencia en la lucha.

Practicante de la modalidad hace dos años, Tiago Miyamoto Morizono, 10, cuenta, lleno de orgullo, que tiene en su apellido el nombre del famoso samurái Miyamoto Musashi (1584-1645). Para el muchacho, el kenjutsu trajo "felicidad y nuevos amigos".


http://www1.folha.uol.com.br/folhinha/2014/04/1435927-criancas-treinam-kenjutsu-a-arte-dos-guerreiros-samurais.shtml







17-abr-2014

En busca de nuevos sentimientos

Ya entramos en abril y apuesto que hay una gran mayoría que aun no comenzó a
correr detrás de lo que había prometido a si mismo en 2013.
Cambios o transformaciones que están aun en el papel y que aún no tomaron
cuerpo.
Planes y emociones que se quedaron como chispas solamente.
Infelizmente es casi siempre así.
Los kilitos aumentan, el raciocinio declina y el poder de transformación
desaparece: usted acaba siendo llevado por la inercia y nada en usted muda.
Y ahí, nuevamente, llega el final de año, en la correría que todos nosotros conocemos
y usted confiado de que un futuro nuevo se inicia, proclama: "¡El año que vienen yo voy
a cambiar!"
Palabras, palabras, palabras...
Es para esto que traigo hoy, el testimonio de un colega que transformó en acción la
palabra.
Entiéndase que nuevos pensamientos y nuevos sentimientos traerán nuevos horizontes.
Cambios.



"Este año comencé con un espíritu de cambios y, cuando Sensei abrió un grupo de
Katori para quien estuviera interesado, de inmediato vi una oportunidad.
Pasada la emoción de simplemente experimentar algo diferente, fui percibiendo
que el Katori podría ser parte importante en el camino que estaba buscando para mi
vida y que aun faltaba para mi equilibrio. Se que es un largo camino, sin embargo,
sin cambios y esfuerzo nada alcanzaré.
Reflexionando sobre el momento en que estoy pasando y de acuerdo con el Hagakure "Nada
es imposible para una mente dispuesta", (del Libro de la Dinastía Han, pasaje "Abrir un
nuevo sendero" del Hagakure), pienso que ya hace mucho tiempo que busco cambios en mi
comportamiento, mi modo de pensar, mi espíritu. A lo largo del tiempo, encontré
personas y actividades que me ayudaron en la convivencia social, en mi yo sentimental, pero
faltaba algo; fue cuando encontré Niten en 2010, que complementó mi camino y
me ayudó a implementar los cambios que quería hacer. Complicaciones sucedieron
en mi vida y en 2011, infelizmente, tuve que apartarme, retornando apenas en
octubre de 2013, con toda la determinación para cambios, practicando Iaijutsu y
comenzando Jojutsu.
Ahora en 2014, el Año del Caballo, tengo nuevamente la oportunidad de oír los
Momentos de Oro de Sensei, que o traen nuevos pensamientos y sentimientos o
recuerdan antiguas memorias." - Hideo (Unidad Ana Rosa)




Hideo en Maki uchi

16-abr-2014

Ouro "escondido"

Oro “Escondido” Que todas las artes niponas tienen un secreto es de conocimiento general. Samuráis, artistas
o artesanos. Todos ellos, en sus oficios a lo largo de los siglos, aprendieron que
para sobrevivir, era imperativo mejorar. Perfeccionarse. Y de allí nacieron
los secretos.
Estos secretos, en el caso de los samuráis, quedaron "escondidos" a lo largo del tiempo, dentro
de secuencias pre configuradas o establecidas: en los katas.
Al ejercitar estos katas, detalles y secretos "escondidos" son revelados en cada
movimiento y en cada paso y como que son transportados a un museo, no podemos dejar
de admirar al apreciar cada pieza, a pesar de la distancia. Una espada de Date
Massamune, una taza de la reina Elizabeth I o el manto de Napoleón. A no ser que
seamos realmente mediocres e insensatos, todo, pero todo, nos impresiona.
Y, si quisiéramos profundizar más, en este mundo repleto de detalles, de
secretos, debemos tener la mano de un guía, un orientador o maestro para
comprender todo el proceso histórico en que se desarrolló cada pieza.
De cualquier manera, la visita al museo son momentos siempre provechosos. Nunca será
desperdicio de tiempo.
Aumenta nuestros conocimientos.
Y es uno de estos momentos que como un "disparo certero" transformará su vida.
Son indudablemente, secretos "escondidos" en momentos de "Oro".




Date Masamune



Monumento en homenaje a Date Massamune en Sendai


"De hecho, hasta ahora sonrío cuando recuerdo los golpes que Sensei me dio, aun más los
golpes "escondidos", que Sensei hace parecer que estaban ahí todo el tiempo dentro del kata.
Me quedé pensando si no es esta una de las grandes virtudes de Sensei como
estudioso de tantos estilos: saber donde están todos los golpes, aun aquellos que no
vemos con los ojos desnudos.
Yo quería saber de Sensei si esta reflexión mía hecha después de este último entrenamiento estará
correcta: los "secretos" que están en los katas de los estilos antiguos probablemente están allí,
apenas esperando ser "vistos", pues deben ser cosas fantásticas, a pesar de ser
extremadamente simples y obvias.
Pero solo con mucho tiempo recorriendo el camino es que los secretos se vuelven "visibles"."
- Zambon (Unidad Sumaré)

16-abr-2014

Hidensho 43 - Terra à vista


"Hoy, hace poco en la Unidad Ana Rosa, fue un entrenamiento especial para mi.
Siempre leía los relatos de los alumnos y coordinadores que recibían varios ippons de
Sensei y escriben relatos, hoy llegó mi turno.

Sensei estaba luchando con Naginata (alabarda) y ¡corrí a colocarme el Bogu (equipo de protección)!

Estaba luchando con los otros alumnos, cuando llegó mi turno de cruzar espadas con
Sensei
escuche¡
"Dos ippon" (valen dos puntos)!
Entré en combate con sentimiento de vida o muerte e iría dar trabajo a Sensei,
¿y que sucedió?
Recibí 2 ippons, estoy intentando entender hasta ahora de donde partieron los golpes.

Después de los golpes se hizo el ippomigui (todos los alumnos cambian de pareja) y creí que no volvería
a luchar con Sensei, y para mi sorpresa me llamaron de nuevo.
Sensei dijo: ¡2 ippons!

Fue una vida que gané allí, y no quería desperdiciarla nuevamente.

Pero en esta oportunidad fueron 6 golpes. 6 únicos golpes, consecutivos y diferentes.

Los golpes con la Naginata venían tan rápido y al mismo tiempo silenciosos y precisos.
Todas las luchas terminaron con un único golpe de Sensei. "Ippons"

Es impresionante luchar con Sensei pues en todo momento parece que existe algo además
de aquello que los ojos pueden ver.
Después que Sensei acertó el primer golpe, yo dije "No voy a recibir otro aquí y voy
a cambiar mi forma de luchar, para no recibir otro golpe parecido.
" No importó, por más atento que estuviera, otro golpe entra, y después otro... fueron
más de 6 Ippons.

En verdad aun, hay mucho Camino para recorrer, y secretos detrás de ese manuscrito,
el "Hidensho". Nosotros , discípulos, sólo podemos esforzarnos al máximo para quebrar la secuencia
de ippons dados por Sensei.
Hoy fueron 8 Ippons.
Ahora vamos aguardar de quien será el próximo relato.

Mañana puede ser usted quien escriba este relato.
¡¡¡Prepárese!!! - Gilberto Vieira Coordinador (Ana Rosa)




Para llegar "además de aquello que los ojos pueden ver" es necesario coraje. Persistencia.
Fe.
Comparo este camino con la época del descubrimiento, cuando el hombre resolvió
buscar el camino para las Indias.
Coraje para enfrentar las grandes olas que intentan desestabilizar el barco
persistencia para soportar el hambre o el sol abrasados durante meses:
fe, mucha fe, para impedir que los débiles y cobardes, centrados en su egoísmo,
intenten convencerlo de cambiar la ruta.
El Hidensho es la "tierra a la vista" donde están enterrados los secretos para ser imbatible.
Definitivamente, una "tierra" solo para los que quieren más de aquello que se puede ver.





Daga del siglo 16 - Acervo de Sensei

10-abr-2014

Hidensho 45 - El resplandor


Después de un entrenamiento exhaustivo de katas, un alumno me envió estas palabras:

"En muchos momentos tuve la oportunidad de hacer partes de los katas con
Sensei, que me mostraba la "lucha" real que estaba incrustada en los movimientos.
En algunos momentos Sensei mostraba un golpe del propio kata siendo ejecutado de
forma "real", con mucha mas velocidad y precisión de lo que yo esperaba, encajando
los golpes y haciendo que yo fuera sorprendido. Lo que puedo decir es que en cada
momento de estos, la única reacción que conseguía tener era sonreír, por una profunda alegría
de poder estar recibiendo cada demostración hecha por Sensei.
Este tipo de oportunidad es tan intensa, que hasta ahora me pongo a pensar si un día
conseguiré tener ese mismo espíritu de Sensei.
Solo me resta continuar entrenando y siguiendo sus pasos." - Zambon (Unidad Sumaré)



Al ejercitar un kata que fue elaborado hace 500 años, no solo estamos volviendo
por el túnel del tiempo, sino que también nos aproximamos de la dinámica del combate que ocurría en
la época.
Así que se llegan a dominar los movimientos, el próximo paso es el de como aplicarlos
en combate real, lo que es mucho mas divertido.
En este relato, el alumno pudo ver un resplandor de lo mucho que estas técnicas pueden llegar a ser eficaces
usando o no el equipo de protección (bogu), de manera que cuando yo las
demostraba, sucedía que en un parpadeo el percibía como eran
de indefendibles.
El era "agarrado" por sorpresa de tal forma, que por mucho lo que podría llegar a hacer era sonreír,
dado que la espada ya está en alguna parte de su cuerpo. Ni respirar, ni parpadear. De
todo lo sorprendido que quedaba.
Este fin de semana, en el Torneo Individual de Kobudo, voy a demostrar como es
esto...






27-mar-2014

Mil en Santos 2

"…, rescaté un recuerdo de algunos años atrás. Estudiante de música erudita, repetía por
una, dos horas, un único patrón, los dedos subiendo y bajando por las cuerdas de la
guitarra. Sin pensar en melodía o harmonía, la repetición mecánica apenas volvía los
dedos ágiles, pero vacíos, sin sentimiento.
El último sábado también fue de repetición intensa, pero esta vez de forma totalmente
consiente.
Cada uno de los presentes buscaba ejecutar su música con perfección, descubriendo secretos
de la primera lección de Musashi Sensei: pies, manos, postura y energía, buscando unirse como
un único acorde perfecto.
Simple a primera vista, el Sassen se revela una técnica llena de sutilezas y detalles
para pulir.
La milésima repetición marcó el día que queda en la memoria de quien estuvo allá, pero también
el comienzo de un largo entrenamiento para llegar al ataque perfecto.
La "técnica divina": casi invisible para ser el camino obvio, natural e inevitable."
Todesco (Un. Sorocaba)



Aquí los jóvenes se divierten (Hayabusa São Paulo y Santos)


“Los logros alcanzados ese día se celebraron con unas palabras motivacionales de Sensei,
quien habló de cuán importante era para los caminos de cada uno de los participantes,
acompañadas por un refrigerio y una confraternización donde pudimos conocernos entre
nosotros y compartir el sentimiento de realización y despedir al coordinador de Santos,
Sempai Cristiano.” - Amitrano (Un. Buenos Aires)






“Después de muchos golpes consecutivos, el movimiento se volvía automático. El cuerpo
se mueve prácticamente solo y la mente a veces queda discante. Pero eso no es
el aprendizaje. Nosotros teníamos que clavar cuerpo y mente en el piso y en el presente y aun
exhaustos deberíamos ver cada golpe como uno único solamente. Estar siempre atento a todo
lo que podríamos aprender. Aprender no con la mente, sino con el cuerpo.
Creo que todos llevaron por lo menos algo para casa. Después de varias veces aplicando
el golpe parece que este hace parte de nosotros y aun hoy, tres días después, tengo la impresión
que puedo aplicar el golpe con toda la energía en cualquier momento del día, aun estando
en reposo o caminando tranquilamente." - Meloni (Unidad Ana Rosa)



¡¡¡Superamos!!!

26-mar-2014

Grado


"Como ustedes ya saben, antes de Kenjutsu, practiqué, aun por
periodos cortos, otras artes marciales y similares. A pesar de
que había grados en algunas de ellas, la sensación de haber sigo graduado
para el 7º kyu (cinturón/cinta azul, el segundo nivel) en kenjutsu fue incomparable.

En otras técnicas, muchas veces yo veía con cierto escepticismo las pruebas de
grado. Más de una vez sentí que aun no estaba a la altura del nuevo grado,
y que mi "tiempo de entrenamiento" había sido el responsable por querer
que hiciera los exámenes. Al mismo tiempo, me parecía poco necesario hacer
eventos con el único objetivo de hacer pruebas a aquellos que habían
sido recomendados para cambiar de cinturón.

El día en que recibí el grado, recuerdo que había sido una semana
particularmente difícil para mi, y las señales de agotamiento físico y
emocional se mostraban claramente. Tanto que ni el taoru me lo conseguí
colocar en el tiempo normal, lo que me hizo perjudicar el recomienzo del entrenamiento de
Link-san, que me esperaba para el "piloto" (fundamentos básicos de
ataque). A pesar de esto, luché para no dejar superarme por mi mismo,
para no permitir que la fatiga me impidiera persistir. Y creo
que encontré una fuerza que hace tiempo no sabía donde encontrar.
Terminé quedando un poco menos ansioso y pude explorar posibilidades que
hasta entonces me habían pasado desapercibidas.


Cuando, al final del entrenamiento, fui sorprendido por el grado a 7º kyu, por
primera vez en mi experiencia en artes marciales y similares, no me opuse
mental y emocionalmente a la "nueva cinta". Por primera vez, confié en la
opinión de los "instructores" (para usar un término genérico) de que estoy listo
para, aprendiendo nuevas técnicas, comprender mejor las previamente
enseñadas y seguir recorriendo el Camino.


Agradezco profundamente a Sensei y a los Senpais por la oportunidad de estar
vivenciando todo esto.

Arigatou gozaimashita" - Kiyoshi (Unidad Porto Alegre)



El tema de hoy: Grados
En una conversación con un profesor de kendo hace algunos meses, éste me
informó que un "alumno de Niten" fue a buscarlo por esta razón: "que en
Niten, se demora mucho para subir de grado".
En relación a esta comparación, tengo que concordar con este ex-alumno.
Tomemos como ejemplo el Kenjutsu. En Kenjutsu, el alumno, para llegar
hasta la cinta naranja, practica en promedio de 2 a 3 años. Para llegar a la negra,
tal vez de 6 a 10 años, dependiendo de su intensidad, frecuencia
y calidad en el entrenamiento. No hay como volverse un cinturón negro, Shodan
(1º dan), en un arte tradicional en menos de 6 años. Aquí es imposible
pasar el "portal" en menos tiempo que ese, así como en cualquier
otra manifestación artística o no, yo supongo.
La razón es simple: para llegar al cinturón negro, Shodan (1º dan), es
necesario que el alumno pase por varias etapas y técnicas que van
a certificarlo en su competencia en el uso de la espada samurái en
combate. Es necesario por lo menos, entrenar, entrenar y entrenar. No puede ser
apenas entrenar (una vez).
Estudios científicos revelan que son necesarias por lo menos 10.000 horas
de entrenamiento para que usted se llame "graduado" en determinada área. Esto
equivale, en mi forma de entender, el grado de un iniciante de cinturón negro:
un Sho (inicio) Dan (graduado).
El testimonio de arriba representa el sentimiento de todo practicante que
busca la Verdad (en contra posición de aquel que busca el título): el
sentimiento de que la graduación debe ser proporcional al sudor gastado
(no es algo tan fácil de ganarse o comprar)
Si existe alguna academia en que se gradúa en menos tiempo o que se
consigue ser un cinta negra en menos de 6 años, una de dos: o no
hablamos el mismo idioma, o algo esta equivocado...
Aquí en Niten, el grado no se "gana": Se conquista.





Se conquista!


24-mar-2014

Ejército de Jojutsu

Hablé antes de ayer sobre Jojutsu (jodô) en Acción (Café com Sensei  - Jojutsu em ação - 12 mar 2014)


Ejército Niten del Arma Jojutsu (Gashuku en la Unidad Vila Mariana/templo Nikkyoji 22 de febrero 2014)



topo

Instituto Niten Argentina
+54 9 11 6475-0191
argentina@niten.org