Ir para o Conteúdo

Cafe con Sensei


20-ago-2014

El Cielo te mira

“Konbanwa Sensei, Shitsurei shimassu,
Hoy hablé con mi amigo S.K, que es vice presidente de la Administración de la Asociación local dónde entrenamos.
Durante la conversa, comenté que soy alumno de Niten y que practico Kenjutsu en la Asociación. Sigue su comentario:

“¡Kenjutsu es bueno, muy bueno! Los alumnos tienen mucha disposición, no sólo física, pero también para ayudar y por la buena educación. Ello exige mucha disciplina y cortesía de los alumnos, y eso se puede ver en la Asociación. Todos ven, pues que los alumnos siempre son muy educados y están siempre listos para ayudar.

Tuve vergüenza y le agradecí por el elogio. Fue una sorpresa agradable saber que nuestras virtudes son conocidas también fuera del Dojo. Domo Arigato Gozaimashita Sensei por, a través del entrenamiento y disciplina, hacer que seamos reconocidos como ejemplos de educación y prontitud dentro y fuera del Dojo.
Sayounará” – Kenji (Unidad Ana Rosa)


Decían que un pescador lanzaba el esparavel a escondidas en la aldea de Akogui (un local prohibido para tal práctica), cuándo no había nadie cerca.
Con el pasar del tiempo, y no se sabe el motivo, su fama alcanzó no solo a su propia aldea, pero a toda la ensenada.
Llegó a punto de que hasta los días de hoy todos utilizan la expresión “tal elemento es de Akogui”, indicando a alguien en tono peyorativo.
Si por un lado hay elementos que siguen al pie de la letra las enseñanzas, hay otros que, de manera equivocada, desvirtúan y son expulsos.
Por eso, no te engañes.
Si eres uno de esos que “lanzan el esparavel” en el silencio de la noche, sepa que el cielo te está mirando y un día toda su mentira vendrá a la superficie.




"Komei Seidai: Publicamente Transparente e Estritamente Correto"


Agradezco a mis alumnos que practican las enseñanzas siguiéndolas rigurosamente.


tags:
11-ago-2014

Gashuku 1 - Esculpir con Maestría

La previsión del clima para el fin de semana decía que sería un Kangeiko. En japonés, un kan (frío) + keiko (entrenamiento), o sea, un entrenamiento en el frío del invierno lluvioso.
El sol llegó para saludarnos y el Gashuku entonces tuvo lo mejor para ser trabajado: ni tan frío, ni tan caliente.
Y, como no debería dejar de ser, el Kenjutsu combate fue ampliamente trabajado.
Con la participación de todos los extremos del continente como los argentinos, gauchos, paraenses y cearenses creo que todos los detalles que permean el Kenjutsu Combate fueron alcanzados.
La importancia de hacer un Kamae (posición o postura de combate) correcto, impecable y sin errores es la vía para la invencibilidad y corregir es el papel del maestro. En este caso aquí, son más de varias decenas de Kamae, lo que demanda un conocimiento adquirido por décadas.
Los detalles que fueron pasados en este día reverberarán en aquellos que estuvieron, recordando que el Kenjutsu combate tiene en todo su entrenamiento la búsqueda por una reverencia impecable, un Sonkyo (presentación de las armas) complejo y la presentación del Kamae que exige del practicante mucha meticulosidad.

Michelangelo entiende lo que quiero decir:

"Ver a Sensei corrigiendo los kamaes (posturas) de cada uno de los alumnos, de grados diferentes y en fila, fue un momento muy especial.




Al analizar y corregir los pies, las manos, cabeza, tronco y la empuñadura de los shinais, Sensei iba amoldando, o casi modelando una fila de samuráis ¡listos para la guerra!



Sensei hizo esto más de una vez, con cuarenta, tal vez cincuenta alumnos, y de uno en uno era como si Sensei fuera un general, que esculpía con maestría su grupo de soldados.



Como replicadores de las enseñanzas de Sensei y del método KIR, presenciar tanto celo y experiencia, como en este caso, es inspirador.



Quién sabe si con los años de entrenamiento y muchos gashukus, podremos también esculpir rápidamente los kamaes más precisos y eficientes ¡que tanto buscamos desentrañar!" - Ivan (Unidad Juiz de Fora)

tags:
04-ago-2014

¿Dónde están tus veinte años?

Me encontraba, por esos días, en medio a las montañas en clima de vacaciones en familia, cuándo recibí este mensaje inesperado:

“Shitsurei shimassu Sensei. Sensei, en pocas palabras todo lo que tengo que decir es:
¡Domo Arigato por la Familia Niten!
Estoy eternamente agradecido y feliz por ser parte de esta familia que, poco a poco, crece cada vez más.

Todas las veces que participo de un evento en Niten me siento como en casa y con mi familia y no creo que esto pueda ocurrir en cualquier otro lugar que no en Niten.
Me pongo triste por no lograr participar siempre de todos los eventos, pero las pocas veces que consigo siempre son gratificantes y ennoblecedoras.
¡Domo Arigato Gozaimashita!” – Francesco (Unidad Vila Mariana)



Conozco la vida de este alumno y no me parece necesario transcribirla aquí, pero dejaré apenas una palabra: nada fácil.
Si eres un lector atento, podrá percibir lo cuánto la convivencia en Niten le fue fundamental a su bienestar, a los cambios y alegría en su vida.
Sí. Somos una familia que, como cualquier otra, tiene sus problemas, tristezas y alegrías.
Creo que para Francesco, con sus 20 y pocos años, por ser la familia Niten un sitio dónde va a aprender e vivir aquello que es realmente esencial en la vida, esta convivencia se vuelve Única, Especial, Suprema.
Se trata de lo que he visto hasta aquí, durante toda mi jornada en el Instituto Niten.
‘Esencial en la Vida’

Sí, pues como ya he escrito:
"En la vida, las personas sólo la valoran cuando la pierden"


tags:


topo

Instituto Niten Argentina
(15) 5647-1995 / (15) 6683-1832
info@niten.org.ar