Ir para o Conteúdo

Cafe con Sensei


07-jul-2009

En el Alto de la Montaña…

Merece hoy un paréntesis en el trecho escrito en “Desperté” (03jul – “Desperté”): “Especialmente, le dejo mi cariño a Sensei, que abrió sus puertas y demostró que nunca estuvo aislado en el alto de una montaña,…” “Alto de una montaña”… Los que ya me conocen saben que en guerra o en meditación, suelo ir al alto de la montaña. Así como el general mira le movimiento de su ejército como un todo, o un sabio que se retira para meditar. Los que no me conocen creen que soy “cerrado”. Los que me conocen pco, piensan que tengo dos caras. Lesera. Todo tiene su tiempo. Hora de luchar, luchar. Hora de jugar, jugar. Ahora, quedarme aislado en el alto de la montaña no me quedo. ¿Sabes por qué? Primero, me gusta el calor humano. Segundo ¡no me gusta el frío!


BrrrrBrrrr!!!!



tags:
06-jul-2009

Niten es vino

Dije en un Café anterior sobre Bugei Juhappan, o mejor traduciéndolo, las 18 artes samurái. Gei, en portugués significa refinamiento, arte. El último video sobre Gashuku* de Katas (Video Gashuku de Katas) ilustra un poco de lo que se puede (¡y se debe!) aprender en el Instituto Niten cuando se recorre el Camino del Samurái. Niten Ichi Ryu de Miyamoto Musashi*, Jitte*, Kusarigama* y por ahí sigue. Así como la pintura de Da vVinci, Caravaggio o Klimt, los Katas en Niten son llenos de curiosidades, detalles y secretos. No es lo más importante formar atletas o campeones y, sabiendo que en esta vida estar en el podio es como un pestañar mientras que la tela es para siempre, en el Niten, el alumno prima por atingir el refinamiento en las artes (geijutsu) en que el artista e el mismo y el pincel es su espada. Para acortarlo, a pesar que ya sabes lo que voy a decir: “ Niten es como el vino. Mientras más añejo, mejor.”
Gashuku = Treinamento intensivo
Miyamoto Musashi= O samurai mais famoso de todos os tempos
Jitte= Barra de ferro com haste (víde vídeo)
kusarigama = Foice e corrente




tags:
03-jul-2009

“¡Desperté!”

Dejo acá las palabras de un alumno que estuvo hace pocos días bajo mi entrenamiento y, quien sabe, te sirva de reflejo y hasta respuesta en tu Camino. Léelo con atención, pues en cada frase hay un significado profundo que solamente los más próximos y aquellos que ya estuvieron acá conmigo podrán entenderlo:

Mi ingreso en el Niten se dio por razones que hoy las entiendo equivocadas: buscaba simplemente un deporte con un “algo más”, sin el aburrimiento de un gimnasio. Hoy, después de concluido mi shugyo, confirmé la convicción que ese diferencial es mucho más importante que la simple actividad física. En el mismo molde que fue el Gashuku antecedido, mi shugyo, y es necesario individualizarlo, pues cada shugyo es una experiencia única, merece recibir el predicativo “de katas”. En las palabras de Sensei, eso no quiere dcir que haya sido sin combate y, mucho menos, que haya sido fácil. El fallo en la lucha lleva a la derrota o a l muerte, pero, el fallo en los Katas del Bushido es mucho más grave, pues lleva a la pérdida de honor. Considerando que el kenjutsu y la lucha de bogu es mi punto más fuerte, lo natural es que se me exigiera por mis debilidades, sea en iaijutsu, en jojutsu, en los Katas de Niten Ichi Ryu o en los Katas del Bushido. Eso contribuyó para una experiencia más rica y requirió una atención doble para las lecciones transmitidas con sutileza. Fui al shugyo listo para morir y, al contrario, viví intensamente. La decisión de realizar un shugyo ya había sido tomada hace algún tiempo, motivada por el deseo de colocarme a prueba, de salir de la zona de conforto y, por querer sumergir el los Katas del Bushido. Durante el shugyo no es necesario que transportes las lecciones de Niten para tu vida cotidiana: el Niten se transforma en tu día a día. El Camino hizo más imperativo que embarcara para São Paulo, como forma de purificarme de los vicios y modismos adquiridos en el entrenamiento hasta aquél momento. Las privaciones de esa rutina limpiaron cuerpo y espíritu de las máculas y me dejaran listo para iniciar un nuevo ciclo, de la forma correcta. Mucho se me enseñó acerca de los katas y de las secuencias, de los detalles y de los pequeños secretos que hacen la diferencia entre lo bueno y lo excelente. Ese conocimiento se me entregó de corazón abierto y repleto de un sentimiento verdadero de compasión de aquellos que desean el fortalecimiento de los compañeros de la espada. Entretanto, las más importantes lecciones fueron robadas. Ellas fueron transmitidas sin palabras, a través de una acción, de una postura, de un actitud, que no tenían el objetivo de enseñar, pero, de hacer lo correcto. Fueron absorbidas por traducirse en ejemplos. Punto fuerte de esa jornada fue el sufrimiento. Ese es un factor inevitable en la guerra. La exhaustión física, el sueño, la flojera, la nostalgia de casa, son todos factores que minan tu determinación en cumplir con el deber. Rodeado, el espíritu no ve alternativa sino endurecerse. Es en ese momento, lejos del conforto y de los regaloneos, que se ve el real valor de las cosas. Aislado en el shugyo, nos damos cuenta lo fútiles que son los bienes que nos agarramos obstinadamente y estamos listos a realmente apreciar un acto de amistad. Después de una semana, ¡solo una semana!, en shugyo, el camaradaje de los compañeros de Santos me pareció un cortejo digno de reyes y me tocó profundamente, lo que podría ser de otra forma si todavía vistiera la indiferencia rutinaria. Busqué librarme de las trampas del ego y descubrir la profundidad de mi ignorancia e insensibilidad. La convivencia con Sensei, los Senpais y los compañeros de la ADM fueron esenciales para que comenzara a entender la verdad. Nadie se debilita en el trabajo hercúleo de mantener el Niten funcionando y creciendo. A todos les dejo mis más sinceros agradecimientos. Arigato gozaimashita. Especialmente, le dejo mi cariño a Sensei, que abrió sus puertas y demostró que nunca estuvo aislado en el alto de una montaña, al Sempai Adeval, que supo sonreír al momento de sonreír y exigirme al momento de exigirme. A Dalva y a Artur, que me susurraron algunos datos más salvadores.
¡Hay que cambiar! ¡Hay que despertar! El tiempo pasa…



tags:
02-jul-2009

Madrugada en la Farmacia

Ayer tuve que ir a comprar remedios durante la madrugada. Era una y media. Intenté estacionar en una de las tiendas de la Drogasil, pero, había 2 autos para 3 lugares, pues uno de ellos se había parado de manera “espaciosa”. Lo intenté. Tuve que dejarlo en la vereda. En la calle. Sin iluminación. Peligro. Le reclamé a la farmacéutica responsable (una japonesita) y recibí la segunda respuesta: - No hay que hacer, pues son clientes. Si les digo algo van a hacer reclamaciones. Hablé con el cajero y tuve la siguiente respuesta: - Como es de noche, no tenemos gente para cuidar el estacionamiento. Usted llame durante el día a nuestro gerente. ¿Estacionamiento? ¿¡para 3 vacantes!!? La verdad es que no se encuentran más samuráis. Guerreros que sumen y toman para sí la responsabilidad de resolver las cosas. Un alumno ya me había dicho esta semana: - Sensei, la verdad es que nadie quiere asumir nada.




tags:
01-jul-2009

Vacaciones...

No. No voy a decir nada. Solo voy a dejar estas palabras que escribí en el Shin Hagakure: “Las personas siempre aplazan sus proyectos por falta de tiempo. Siempre dicen: - Cuando salga a vacaciones, haré esto, haré aquello. Llegan las vacaciones y no pasa nada. En verdad, conseguimos realizar más echos cuando estamos en guerra.” Vacaciones…




tags:
30-jun-2009

Niten Kendo Kata

Kendo Kata. O en su manera más formal, Nippon Kendo Kata. Me preguntaron el porqué de introducrilo y solamente ahora en el Niten. Una vez 7º dan kyoshi de kendo y jurado de la mesa examinadora para la más alta graduación en Brasil (7º dan), sería un desperdício no transmitírselo a mis alumnos. Los novatos deben desconocer también que, varias veces, actué como auxiliara en los seminarios de kendo kata. Peor, el pasado no importa. El echo es que combiné con el maestro Baaba, en su reciente visita, que iba a transmitir en Niten los fundamentos del kendo kata. Pero, sin viucularlos a los exámenes de graduación. Aprender por aprender. Apenas en busca del conocimiento es el Niten Kendo Kata.

Niten Kendo Kata entrenado de forma inédita en el Gashuku de São José dos Campos (21 de junio)



tags:
29-jun-2009

Sol, solo un año

En el vídeo "SOL-Radiante", tenemos un ejemplo de lo que llamo “no perder tiempo”. Hay mucha gente en este mundo que piensa, reclaman y aplazan sus compromisos para el futuro o no colocan la energía necesaria para buscar sus sueños. En el caso de Sol, me acuerdo que aún antes de ser alumna, el primer día que vino a Niten, bajó con nosotros la sierra (Serra do Mar) para el evento del Centenario de la Inmigración Japonesa, realizado por el Instituto en el puerto de Santos. Sol es alumna solamente hace un año y el resultado de esta dedicación, aliado a un cachito de orientación es el resultado que podemos conferir en el video. Y aún: gran parte del año estuvo allá, en el tal de Arraial d’Ajuda (pequeña ciudad ubicada al noreste de Brasil). No pierdas tempo, pues ni el Sol ni la Luna esperan por nuestros días. Mira bien lo que digo:




tags:
26-jun-2009

No tiene KI

Un alumno me escribió ayer que a pesar de estar con el cuerpo dolorido después del Gashuku (23jun – 9 armas), estaba muy contento y feliz por haber vencido esta etapa inicial. Sigue: “Quería decir que fue un honor participar de ese gashuku de Katas en São José dos Campos. Fue mi primer Gashuku y superó mis expectativas, es hasta difícil describirlo en palabras, el sentimiento que quedó después de esos 3 días de entreno. (…) Hubieron momentos difíciles: particularmente haber oído de Sensei: “no tienes ki*…” No fue nada fácil. Oír algo que al fondo ya lo sabes, pero no quieres admitirlo… Lo que puedo decir es que después de ingresar al Niten, ya empiezan a pasar cambios. Es una lucha diaria para superarlo. Realmente tu mayor enemigo puedes ser tu mismo.” Mi respuesta: - Me dejan contento los dolores. ¡Voy a seguir pegándote más! *KI = energía, fibra, garra


Gashuku: Sensei minitrou el Nippon Kendo Kata



tags:
25-jun-2009

Kusarigama: cadena que une guerreros

Recibí este mensaje de una de las participantes del Gashuku (23jun – 9 armas) “Encontré increíble los comentarios de Sensei sobre las luchas de kenjutsu de los Sempai* más graduados. Realmente hay cosas que solamente practicándolas y vitaminando el espíritu para poder practicarlas en la lucha. Aparentemente lo que es solo un esfuerzo físico, mucho necesita de nuestro autoconocimiento sobre nuestras propias emociones y pensamientos, no solo para que detectemos los problemas a tiempo, sino para tener la energía de superarlos y velocidad de reacción, sin olvidarse de usar la cabeza. Hay que mirar hacia adelante, si bien lo comprendí, un buen estrategista lo hace bien. Bueno, aún no soy muy sagaz, espero que entrenando un día pueda alcanzarlo. Sensei dejó clara la dirección. ¡Los Momentos de Oro, realmente fueron dorados, todos ellos, todas la palabras y demostraciones! Me deja siempre muy feliz verlo Sensei. En el Gashuku, aún con intemperies, siento un enorme gusto en estar con el grupo, compartir el sentimiento que hay algo especial entre todos nosotros y que no une. Además de las risas, cambios y oportunidades de ser útil y generosos unos con los otros. Es algo sutil de valor subjetivo, que no todos los que observan de afuera lo comprenden. Domo arigato gozaimashit por la atención especial con la Kusarigama*. Seguiremos entrenando para honrar nuestro compromiso. ¡Domo arigato gozaimashita por todo!” *Senpais = nombre que se la da a los veteranos dentro del Instituto Niten *kusarigama = arma de los samuráis compuesta de hoz y cadena con proyectil de hierro en su punta




tags:
24-jun-2009

Aprender en línea recta

Hoy quiero mostrarte las palabras de un alumno que vino a SP a shugyo* y participó del Gashuku (23jun – 9armas) “Shugyo El Shugyo no empieza cuando llegamos a la ADM*, sino cuando resolvemos colocarnos a prueba… Várias preguntas nos vienen a la cabeza, seguro que la primera es: ¿Por qué quiero sufrir? La respuesta es simple, porque estoy cansado de ser cómodo, no quiero ser más simplemente otro que aprovecha las oportunidades, sino que aquél que las crea. …… Fui armado y, de cierto modo, hasta “preparado” para lo que podía enfrentar tanto en lo físico como en la espiritual. Mi guardia estaba alta y era cético en relación con las actitudes e intenciones, tanto las mías como la de aquellos que me rodeaban. Necesitaba tener la certeza, pero, ¿qué certeza? ¿En la que siempre creí o en la que podía presenciar? ¿Y para qué tener tanta certeza así? ¿Por qué todo tiene que ser tanto negro y blanco? Tengo la torpe maña de siempre analizar, planificar y crear estrategias para las cosas, y así dejo de aprovechar la esencia, el momento y la oportunidad de equivocarme. Solo existe un tiempo en el que podemos influenciar el presente, el pasado no nos pertenece más y el futuro está más allá de nuestras capacidades. Ese es el espíritu del samurái, el guerrero que vive para estar preparado para cuando muera. Mientras intentaba “esconder” mis sentimientos, se me leía como un libro, página por página, no juzgado, sino leído cuidadosamente, en mis actitudes, en mi habla, en el mirar, en mí espíritu y en mis ganas. Y fue lo más sorprendente, mientras creía que estaba en el “control” de mis deseos, percibí que los fantasmas a mi lado me denunciaban y apuntaban mis errores. Aún así, las personas que estaban adelante me guiaban, abrían sus corazones y permitían que pudiera ver, sin intentar influenciar, encontrar lo que había ido a buscar, encontrar mi “tesoro sagrado”. Abrir las puertas de nuestra casa no es fácil, solo invitamos aquellos en quién creemos y cuando no tenemos mugre bajo la alfombra, muchas veces necesitamos probar y ser probados, solo así aparece el verdadero espíritu. De nada sirve leer y oír sino se vive la experiencia. Estar presente es ver, tocar, degustar, oler, y oír el momento. Aprender de la fuente, sin filtros o atajos. No existe nada más serio que la relación de un maestro y su aprendiz y, la confianza demora una vida para formarse, pero se termina en una respiración. Usando un historia zen, puedo decir que mi taza de té se vació. No tengo más miedo, verdades, conceptos, historias y ganas egoístas. Ahora quiero aprender, una línea recta. Como aprendí, tener una vida de varias escojas nos trae sufrimiento, existen momentos en que no debemos tener escoja y ser lo que creemos. ¡No siempre hacer lo correcto es lo más fácil! ¿Sobre el entreno físico? Sí, sufres y tu cuerpo te duele, el sueño se lleva hacia lejos tus ganas, los moretones quedan evidentes, tu mente se cansa, el hambre te golpea la puerta y el deseo de huir te corrompe tu ser… Pero, esto no es nada cuando lo comparo a los momentos únicos que tuve en las luchas increíbles que pude entablar con grandes guerrero, aún siendo tirado al suelo, prensado en la pared, levantado a las alturas, imposible con un simple golpe, sentir literalmente en la piel, como es sentir tu cuerpo ser dilacerado, minado por varios cortes. Sí, la palabra cierta acá es corte. Tuve que aprender a olvidar que se está usando un pedazo de bambú en las manos, sino que una katana que tiene vida. Aprender que en el iai* todo es cuestión del tiempo de una respiración y que la katana no es nada más que la extensión de tu cuerpo y ganas. Lo que llevo de mi shugyo se resume en la palabra rectitud. Siguen dos frases que explican mi sentimiento sobre esa palabra: “Ningún otro sentimiento puede traer más alegría y felicidad al alma del hombre que la certeza de hacer todo para ser recto.” (autor desconocido) “Aquél que reprime los ímpetos del cólera estará cubierto de cualquier peligro. Es conveniente saber sofocar, o al menos moderar el cólera, el temor, la tristeza, la alegría y otras agitaciones profundas que pueden alterar la rectitud del alma.” (Confucio) Domo arigato gozaimashita Sensei, por haber abierto su casa para que pudiera entrenar y aprender. Domo arigato por todos los Senpais que me enseñaron las técnicas y que me ayudaron a superar mi límite moral. ¡Sayonara!” *shugyo= entreno recluso en São Paulo *ADM = administración central del Niten *iai = arte de desenvainar la espada de metal




tags:


topo

Instituto Niten Argentina
(15) 5647-1995 / (15) 6683-1832
info@niten.org.ar